A chillidos de puerco, oídos de carnicero

Era viernes por la tarde y Robby y yo llegábamos puntualmente a una cita que habíamos agendado con una constructora.

Mientras esperábamos pacientemente a que llegara otra persona, el vendedor hábilmente con el afán de romper el hielo y hacerse un perfil de nosotros, empezó a encarrilar la charla, mientras conversábamos tranquilamente  voltea con mi esposo y así a “boca jarro” le suelta un : Ah… Te la trajiste de México?.  Mientras escuchaba la última sílaba de su frase, mi cara involuntariamente ya lo había dicho todo.

Acto seguido Robby respondía con la tranquilidad y el sarcasmo que lo caracteriza, que yo me había venido sola. Los tres entendimos el mensaje y la conversación continuó pero con otro tema.

Cuando salimos de la reunión voltee y le dije a Robby:

 Ay nooo… !! Oye qué onda con tu ranch? es la segunda vez en esta semana que me hacen un comentario por el estilo. Ahora resulta que parezco artesanía, me confundieron con Pocahontas o me vieron “bajada del cerro a tamborazos”! .

5ad59bf1b3b70ebc26c87005f83c5a88

Mientras bromeábamos con lo anterior simplemente concluíamos que :

” A chillidos de puerco, oídos de carnicero”.

Advertisements

3 thoughts on “A chillidos de puerco, oídos de carnicero

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s