Uno pone, Dios dispone y el diablo: descompone!

Cuando llegué a vivir a Bélgica recuerdo que para quedar con alguien se tenía que revisar la agenda y yo además de torcer los ojos pensaba:  ” ay que exagerados!!, ni que tuvieran tantas citas.

En México solía tener una vida social mas activa,  invitaciones, visita, cancelaciones, planes o viajes que se armaban en el mismo ratito sin necesidad de hacerlo con meses de anticipación ni respaldada de algún recordatorio ( manual ó digital) .

divna

Con el paso de los años y el ritmo de vida que llevamos en casa, me he dado cuenta de lo indispensable que suele llegar a ser la famosa “agenda” pues entre una cosa u otra la chamba no se le puede dejar completamente a la memoria.

Ya que no faltan: las citas personales, las que acordaste con la familia, las reuniones del trabajo y la de cada uno de tus chamacos ( clases de baile, la natación, el futbol,  el cumpleaños de fulanito , ir a jugar con manganita… etc. ), sea plica la máxima de: Si no está agendado, no está acordado.

doctor appoi

No exagero, pero hay onthaalmoeders  (que son las señoras que cuidan en su propia casa a un número determinado de niños que van desde los primeros meses hasta que cumplen 2,5 años y pueden ir al kinder  ) que ya tienen el cupo lleno para los dos años venideros… Todavía no hay criatura pero ya tiene agendado sus horarios con la cuidadora.

agenda

Ah…  y ni se te ocurra ” dormirte en tus laureles ” el primer día que empiezan las inscripciones a los cursos de niños ò la guardería en temporada vacacional, porque te quedaste ” chiflando en la loma “, (a veces las plazas son tan codiciadas, como comprar un billete para el Tomorrowland). Hasta para ponerse enfermo hay que ser precavido y que no caiga en fin de semana, por que sino te toca ir al médico de guardia, mucho menos dejar el super para el domingo, porque no encuentras abierto casi nada.

También hay veces en las que uno se apendeja, porque entre tanto “control”, no falta ” a quien se le vayan las patas !! ” .. como me pasó  ésta tarde, que mientras hacía la organización de actividades de la semana, saqué la “dichosa” (agenda )  de mi bolso y me di cuenta que había empalmado dos reuniones el mismo día, una estaba anotada con bastante antelación y la otra cita entre las prisas la agendé en  mi outlook .

Y  pues  “con la cola entre las patas ” a cancelar y disculparse.

reloj corazon

Todo lleva su tiempo y siempre habrá imprevistos pero  en mi ranch si algo me queda claro es que:

Si no tienes la cosa segura al menos está planificada.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s