Dale dale dale…

En repetidas ocasiones me ha tocado leer en algún foro  (normalmente de latinos que vivimos en Europa ) que alguna mamá desesperada necesita urgentemente una piñata para  festejar el cumple de su criatura, dicho sea de paso:  la quieren para “ayer” , de un tema o figura en específico, que el proveedor esté cerca de donde viven para no desplazarse mucho ,  que esté bonita y sobretodo barata ( ah por que déjenme contarles que aquí a mas de alguno se le olvida lo que cuesta y lo que vale el trabajo manual y cuando alguien ofrece su trabajo, quieren pagarlo a precio de pesos pero en Europa) . Tal cual lista al niño Dios, se ponen los requisitos para conseguir tan apreciado objeto.

Reacciones al post hay siempre de tres tipos, como:  –  “Ve un tutorial en Youtube y hazla tú”, no falta el anunciante que ofrece su mercancía ó uno que  otro acomedido que  recomienda a su proveedor favorito, -yo  entro en éste último apartado- y sin dudarlo me viene a la cabeza : Valentina Piñatas.

Valeria Schubert  es  una emprendedora mexicana que inició con un proyecto de elaboración de piñatas artesanales en su taller, ubicado en Alemania, el cual se transformó en julio del 2013  en la empresa denominada: Valentina Piñatas.

Tuve la oportunidad de ponerme en contacto por primer vez con ella , hace poco mas de cuatro años, cuando por casualidades de la vida, vi su trabajo en internet. Sin embargo mi sorpresa fue aún mayor, cuando recibí mi primer pedido (en ese entonces eran unas galletas decoradas, que me hizo como recuerdo para mis amistades, después de haber dado a luz a mi segundo hijo ).

carton pinata
Caja decorada vendida como: piñata

Todo esto sale a colación por que el tema piñatero es una conversación obligada para las que somos madres migrantes que compartimos esta tradición con lo cual el tema  a discutir es .. la hago ? la compro? ó no rompemos nada.

Por un lado  tienes que considerar que si decides ir a la tienda a comprarla , de entrada andas pagando 17 euros mínimo por una piñata china  de 45 cm que al primer buen garrotazo termina con el alboroto de la fiesta  y la ilusión de los niños a los que no les tocó pegarle. ( Lo barato sale caro).

De un tiempo para acá también me he hecho mas a la idea, de que lo mejor que podemos dar a nuestros hijos, es el regalo del:  ” momento”  ó ” la experiencia ” esa que con el paso de los años y el caminar del tiempo se vuelve un recuerdo memorable.

Esto precisamente es lo que pasa en mi casa, los niños esperan con ansias su cumpleaños para lograr la gran hazaña de quebrar la piñata, repasan a escondidas la canción del dale dale dale, no pierdas el tino , haciendo gala de su mejor español… utilizan la vestimenta que les permita guardarse la mayor cantidad de dulces posibles, alistan posiciones entre los hermanos para ser los primeros en aventarse cuando la piñata cae, en fin.. todo un ritual que por el momento parece imperceptible pero es una senilla que vamos cultivando en los hijos y preserva una tradición, independientemente de vivir  ” al otro lado del charco “.

Como se dice:  ” el que quiere, puede” sino, pues le hace su luchita !

mesa cumple

Así que:  “Sobre aviso no hay engaño”, para piñatas en Europa simplemente las de Valentina Piñatas  – http://www.valentina-pinatas.de

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s